Categoría: BLOG

DISTOPÍA

El futuro es entonces
y en la televisión sale la guerra
como un ruido de fondo que entretiene
a los espectadores

que comen distraídos mientras charlan
de asuntos y sucesos sin sustancia
–el tiempo, los deportes, las ofertas
que tienen en el súper de la esquina–

que ven indiferentes la pantalla
durante ese momento intrascendente
en el que las imágenes
les muestran los cadáveres
los cuerpos mutilados
los hombres y mujeres inocentes
que intentan sortear las alambradas
o cruzan en patera algún estrecho

Todo te es familiar en el futuro
pero sientes angustia al darte cuenta
de que eres tú el que sale en la pantalla



Los días perplejos
Editorial Gato Encerrado

FINAL ABIERTO

Desde el principio noté que pasaba algo raro. Estaban callados, atentos, como si fingieran o representaran un papel en una obra de teatro. Y no podía ser que les interesara lo que les estaba contando, que era teoría sobre los adverbios, un absoluto tostón. Todo era tan extraño que llegué a pensar que podía tratarse de una cámara oculta.

Y no solo me prestaban atención. También trabajaban como nunca lo habían hecho. Viéndolos con tanta predisposición, me arriesgué a proponerles que tomaran apuntes, algo que normalmente evitaba porque solían acabar desquiciándome por su incapacidad para escribir al dictado con cierta sincronía. Para mi estupefacción, se pusieron a copiar sin rechistar, y sin apenas pedirme que repitiera una y otra vez lo último que había dicho.

Sigue leyendo

PATRIA

                                       A Carlos Ávila

Esa patria que nombran no es la mía
y menos la que exaltan en desfiles
con vivas, uniformes y banderas
manchadas con la sangre de inocentes

En mi patria no hay himno nacional
ni nobles ni jerarcas ni jet set
ni sentamos parásitos
en tronos elevados
sobre yugos y flechas

Nunca vamos a misa
ni cortamos las calles de los pueblos
para que los idólatras
carguen sobre sus hombros
las tallas que veneran

No celebramos fiestas
con toros en el ruedo
mientras los animales peligrosos
aplauden y jalean en las gradas

No podrán los cartógrafos
incluir en un atlas nuestra patria
ni tenemos un nombre
que se pueda buscar en Google Maps

pero no es lugar imaginario
ni un país irreal
aunque muchos cuestionen su existencia
porque son incapaces de entender
que puede haber lugares sin fronteras
sin himnos, sin banderas, sin costumbres
sin viejos calendarios
que obliguen a acatar
absurdas tradiciones de otras épocas

CASA DE APUESTAS

Si pudiera apostar
en este singular combate a muerte
del ser humano vs. la Tierra

[En un lado del ring
la Tierra, inerme e indefensa
con sus selvas y bosques devastados
sus desiertos crecientes
las aguas hediondas de sus ríos
sus océanos poblados de desechos
el deshielo inquietante de sus polos
su atmósfera abrasada
y todos sus recursos en peligro
por la voracidad enfermiza de una especie

Y en el otro
esa plaga imparable que pulula
por todos los rincones del planeta
como se multiplican
las células de un cáncer agresivo
seres incontrolados
con un ansia insaciable
que esquilma los recursos sin plan B
que transforma sin tregua la materia
en montañas ingentes de residuos
y heces radioactivas
que ya no habrá manera de ocultar]

si pudiera apostar
lo haría, sin dudarlo, por los seres humanos

con todo mi dolor y mi pesar

como el que apuesta
contra su propio equipo
y sabe que ganar
tendrá el sabor amargo
de las victorias pírricas

SIGNOS

En un acto comunicativo los signos son el medio para transmitir la información. El signo, en la comunicación humana, se percibe a través de los sentidos. Los signos sustituyen a los objetos o conceptos de la realidad, a la que llamaremos referente. La información sobre el referente es posible porque ese signo evoca en la mente del receptor el mismo concepto o imagen que en la del emisor.

Estar todo el día en la carretera a veces te hace sentir tan tonto como esas gallinas a las que hipnotizan trazando con tiza una línea blanca en el suelo. Conduciendo durante todo el día no pareces mucho más listo que una gallina. Llegar a casa o a algún destino provisional resulta a veces tan desconcertante y, al mismo tiempo, tranquilizador como si salieras del trance letárgico inducido por las malas artes de un perverso hipnotizador. Es normal que en muchas ocasiones casi no recuerdes nada del trayecto.

Sigue leyendo

PLAYA DEL NORTE

Si me dejaras solo

buscaría en el norte

una playa apartada

donde rugiera un mar

huraño y rencoroso

que a mordiscos de espuma

devorara la arena

y se diera de bruces

sin descanso y sin tregua

contra el muro impasible

de los acantilados

a los que subiría

a arrojar mi teléfono

con todos mis contactos

y mis passwords

a las fauces heladas

del Cantábrico

EL CALOR DE LOS FOCOS

Esta mañana, nada más levantarme, vi el nombre de Txema en los trending topics. Inmediatamente llamé a mi amigo Carlos. Aunque primero me aseguré de que el Txema al que se referían los tuits era el que yo pensaba, y no uno de esos frikis de los realities de la televisión, que siempre me confunden cuando entro en Twitter porque no veo ninguno de esos programas de mierda. «¿Has visto lo de tu amigo Txema?», le pregunté a Carlos en cuanto descolgó. «¿Txema?», respondió descolocado, probablemente aún medio dormido. «Entra en Twitter porque te vas a descojonar cuando veas la que está liando.» Sigue leyendo